La importancia de constituir un E-commerce legal

La importancia de constituir un Ecommerce legal

Cuando un comprador ingresa a un determinado sitio web a fin de gestionar una compra en particular, se somete a la voluntad del empresario proporcionando los datos personales que la entidad en cuestión le solicita y aceptando los plazos de entrega determinados a fin de obtener un bien en particular.

Pero, lo que muchos no se dan cuenta, que en ese preciso momento comienza a regir la ley de defensa al consumidor, la ley de defensa a la competencia y la ley de datos personales. Es por ello la importancia de constituir, desde la creación de la página con e-commerce, los términos y condiciones que formaran parte de la política empresarial, donde se deje en claro las condiciones de oferta, los plazos de entrega, la forma en que se utilizaran los datos proporcionados por el cliente, la jurisdicción competente en caso de tener que resolver un litigio, entre otras cuestiones.

Melissa Zanoni, abogada especialista en derecho empresarial y laboral, e integrante de EZ Estudio Jurídico Zanoni y Asociados nos comenta que “la mayoría de las empresas deciden comercializar sus bienes y servicios a través de una plataforma digital, lo hacen sin estipular los términos y condiciones que rigen como política de la empresa”. Esto provoca, en la mayoría de los casos, que en el mediano o largo plazo estas sociedades deban afrontar sanciones a causa de infringir las legislaciones existentes, las cuales consisten en multas sumamente onerosas, la publicación de la sanción en un diario de gran circulación local, y hasta la suspensión de las actividades comerciales de forma total o parcial, entre otras infracciones.

Términos y condiciones

Los términos y condiciones constituyen una categoría de los contratos de adhesión. Es decir, que son cláusulas predispuestas por el empresario, donde el consumidor no puede negociar lo que allí se encuentra estipulado y la única forma de poder adquirir un bien en particular es aceptando el contrato en su totalidad a través de un medio electrónico. Por esta razón es que estos acuerdos deben ser redactados por profesionales conocedores de las leyes antes mencionadas a fin de prevenir distintos conflictos legales que son fáciles de evitar con una buena redacción contractual.

En este sentido, es pertinente aclarar que los términos y condiciones tienen que ser redactados y pensados para cada empresa en particular, teniendo en cuenta la estructura legal de la sociedad en cuestión, los materiales y el volumen que se comercializa, los plazos de entrega, la cantidad de datos personales que la empresa solicite a sus clientes a fin de generar la transacción deseada, la jurisdicción donde se asienta la sociedad, por mencionar sólo algunas cuestiones.

Por último, y a modo de conclusión, Melissa remarcó la importancia de que todas las transacciones que se realicen en el comercio electrónico, y en especial la redacción de estos tipos de contratos, deben ser pensadas en beneficio de los consumidores, ya que, al fin y al cabo, ellos son quienes traen riqueza y prosperidad al negocio.

Abogada especialista en derecho empresarial y laboral, columnista de las revistas Derecho Comercial y Derecho Laboral de Thomson Reuters e integrante de EZ Estudio Jurídico Zanoni y Asociados.